Consiste en la remosión de paredes orbitarias para permitir el retroceso del globo ocular.